00:00 / 01:00

El que oye no se siente

El clima de inseguridad y violencia que invade nuestras ciudades se ve reflejado en el encierro por el pánico de salir al exterior, afectando el modo de vivir de los ciudadanos. La seguridad del hogar detrás de ventanas blindadas nos permite evadir en cierta medida la posibilidad de un suceso delictivo.

Que en ocasiones, estos se reducen a simples luces de colores que observamos desde nuestros refugios, en un espectáculo visual sin afectación ninguna, ya que la distancia y el encierro emulan una sensación de seguridad que llega a silenciar completamente los hechos más estridentes.

El que no oye no siente

Instalación luz y sonido,

Materiales: luces de policía, audífonos.

Medidas variables

2013

Paradiso Espacio Maracaibo