Tiempo de juegos

Mientras que el tiempo se comprime el espacio se multiplica, la velocidad de los desplazamientos tanto físicos como de información, hace que nuestra percepción sea estimulada a velocidades cada vez más rápidas.

Estos cambios afectan tanto a la percepción como a la representación, por tanto en este trabajo ya no existen jerarquías morfológicas para identificar figuras, y demostrar habilidades y poderes.  Todas las piezas aparentemente iguales se distinguen unas de otras únicamente por sus tiempos, los cuales metafóricamente determinan la posición.

Como apunta Deleuze cuando argumenta que la noción del objeto ha cambiado, ya no se define por una forma esencial, se trata de la posibilidad de un “objeto evento”, la posibilidad de su lectura desde otros marcos de referencia diferentes a la tradicional lectura de figura-fondo.

 

Tiempos de las piezas

Reyes:  encierran la totalidad del tiempo, son los que rigen el partido no sólo con el movimiento tiempo sino también con el sonido; ambos reyes tienen la misma hora pero cuando para uno es de día para el otro es de noche, activándose sus alarmas en intervalos opuestos de 12 horas.  La batalla se centra en la defensa de la percepción de cuando es de día y cuando es de noche.

Reinas:  paradas a las 10:10 (imagen internacional utilizada para el registro de la propiedad intelectual de la marca), para alguien que lo puede hacer todo el tiempo no es importante.

Torres:  se mueven con el pasar de cada hora, son piezas importantes que deben esperar para actuar dentro del juego.

Alfiles: los minutos rigen  sus movimientos debido a su agilidad y eficacia.

Caballos: los minutos y segundos en conjunto  determinan el tiempo de los caballos por sus características particulares y agresividad propia.

Peones:  se mueven al ritmo del segundero, para ellos el tiempo es ligero sin retroceso, no piensan sólo obedecen.

Tiempos de juego

medidas tablero: 104 X 104 cms

materiales:32 relojes, pintura negra sobre pared

Salón el ajedrez en el arte.

Centro de Bellas Artes de Maracaibo

2001